Gerontología

¿Cuál es la mejor manera para acertar al elegir una residencia de mayores?

07/11/2014

El lugar natural para el envejecimiento es el propio hogar al cuidado de la familia , sin embargo determinadas circunstancias personales o sociales pueden recomendar buscar apoyo profesional para el cuidado de la persona mayor. En este momento en la vida de las personas en el que se tienen que hacer responsables del cuidado de un familiar mayor dependiente, existen varios recursos gerontológicos a los que puede recurrirse, desde la ayuda a domicilio, el centro de día, o la residencia entre otros.

Cuando pensamos que para el cuidado del mayor conviene el recurso residencial surgen las dudas y la preocupación por elegir la opción de una residencia de mayores de calidad y que disponga de los mejores recursos posibles para hacer la vida de esa persona lo más confortable posible. Una buena opción es optar por el sector solidario por larga trayectoria y experiencia en el cuidado de personas mayores y por la ausencia de ánimo de lucro que permitirá destinar todos los recursos disponibles al cuidado de la persona.

Las dificultades de la vida diaria para las personas mayores dependientes crecen por momentos. De ahí que resulte de vital importancia derivar esos cuidados a un centro de atención social y sanitaria especializado en los cuidados de salud para mayores , en psicología y atención social para mayores; que cuente con el personal cualificado y la tecnología idónea para el mantenimiento adecuado de esas personas dependientes.

Ya sea por necesidad, por decisión propia de la familia o de la persona dependiente, hay un gran número de residencias de mayores de gran calidad. Para elegir entre el amplio abanico de posibilidades que se ofrecen en las diferentes Comunidades Autónomas hay que tener en cuenta una serie de aspectos.

En primer lugar, es conveniente visitar varios centros y tener una reunión con la trabajadora social de la residencia para conocer de primera mano el funcionamiento del centro y las expectativas a las que se puede aspirar. Conviene que llevarse toda la información del centro por escrito para poder revisarla y compartirla con otras personas que nos ayuden a tomar la mejor decisión.

Además de la atención profesional de primer nivel, un aspecto clave para los familiares es la flexibilidad de horarios de visitas. Un centro de puertas abiertas facilita la vida de los seres queridos que pueden adaptarse con mayor facilidad a los horarios de la residencia, además de otorgar una transparencia en el normal funcionamiento del centro.

Que el centro esté bien ubicado , dentro del núcleo urbano y cerca de un medio de transporte público facilitará que se mantenga el contacto con la persona mayor. Así como una mayor integración y normalización de la vida del mayor, facilitando las salidas exterior en un entorno normalizado , solo o acompañado según las circunstancias de cada persona.

Una posibilidad es optar por el sector solidario para encargar esa atención social a personas mayores como hacen, en Lares Comunidad Valenciana y por ejemplo, la Residencia San Francisco en Manises (Valencia). Este tipo de centros cuentan con el trabajo de profesionales de distintas ramas sanitarias: desde médicos, enfermeros y auxiliares de geriatría, psicólogos, rehabilitadores y monitores de talleres hasta fisioterapeutas y asistentes sociales, que desarrollan una labor tan importante para las familias como la de informar y tramitar las posibles subvenciones o ayudas económicas a las que tengan derecho estudiando y asesorando cada caso particularmente.

La cuestión económica es determinante, en algunas ocasiones, para poder acceder a una de las plazas disponibles. Hay que tener en cuenta el nivel de dependencia de usuario, ya que muchas personas solo necesitan una vigilancia moderada y acompañamiento al realizar determinadas tareas cotidianas. En función de este tema es posible que el complejo disponga de mayores instalaciones y equipamientos complementarios al asunto meramente sanitario.

La tranquilidad de saber que un familiar está en manos especializadas y de calidad supone un alivio para miles de personas en nuestro país que recurren a una residencia de mayores para que cuiden a las personas de su entorno.

¿Cuál es la mejor manera para acertar al elegir una residencia de mayores?